Los materiales que van a revolucionar la tecnología: kevlar, grafeno blanco, aluminio transparente…

Fuente: Cinco Dias

Tecnología y ciencia están avanzando de la mano en el desarrollo de nuevos materiales para aplicar a la evolución tecnológica de los próximos años. Una serie de materiales que llegarán para complementar a los predominantes policarbonatos y metales actuales, en sus diferentes variantes.

 Aluminio transparente

Desarrollado por el US Naval Research Naval, el aluminio transparente es magnesio aluminado fabricado en planchas, y que destaca por una resistencia muy superior a las aleaciones actuales. El nombre que tiene no es sino porque, evidentemente, es transparente, y otros datos interesantes tienen que ver con que es muy maleable, luego se pueden crear todo tipo de formas con él.

Grafeno blanco

El grafeno es el nuevo “Dios” de la tecnología, pero el que nos ocupa se caracteriza por ciertas singularidades. A grandes rasgos, hablamos de un material construido por mallas de nanotubos, y en este caso concreto con cualidades especialmente interesantes para disipar el calor. Y es que, a diferencia del grafeno convencional, por cada 100 nanómetros encontramos un nitruro de boro. Como ya sabemos, el grafeno se caracteriza por una muy alta resistencia y excelente conductividad, entre otros aspectos interesantes para el desarrollo de nuevas tecnologías.

Kevlar

Dado que es mucho más ligero que otros materiales, y que tiene una gran resistencia, el kevlar se está proponiendo como alternativa para su utilización en baterías, y con la intención de reducir el desgaste de ánodos y cátodos. Por lo tanto, el kevlar podría reducir considerablemente los problemas de explosiones de baterías, puesto que llegaría para sustituir algunos de los conectores con mayor riesgo dentro de estos componentes.

Carbono

Utilizando como base el carbono, ya se están desarrollando pantallas con microesferas rellenas que liberan su contenido cuando se reciben un impacto. De esta forma, la pantalla o la carcasa de un dispositivo podría repararse por sí sola hasta ciertos puntos. Los arañazos más comunes, por llevar las llaves en el bolsillo con el móvil y cosas similares, se pueden evitar con este tipo de compuestos.

Iones de Sodio

Actualmente las baterías se basan en iones de Litio, y su modificación por los iones de Sodio supondría aumentar de forma considerable la capacidad de estos componentes. Según los estudios más recientes, estaríamos hablando de mejoras cercanas al 80% de capacidad, lo que en la mayoría de casos se convertiría en la misma mejora a nivel autonomía.

Grafito

La utilización del grafito, y su composición siguiendo una estructura de nanotubos, permitirá dotar a los dispositivos móviles de baterías con hasta un 25% más de capacidad. De nuevo, cuando hablamos de capacidad tenemos que poner especial atención a la autonomia, que es un valor que depende también de otros factores, pero se vería alterado de forma positiva.

Hidrógeno

La pila de combustible en los vehículos propulsados por energía alternativa ya es una realidad, como en el Toyota Mirai, pero el hidrógeno se puede aplicar a otros dispositivos. Concretamente, en telefonía móvil se desarrollan baterías de una semana de autonomía con este componente como base.

Grafeno “cristalizado”

Una composición y aplicación diferente del grafeno, como señalan en MovilZona, permitirá hacer teléfonos inteligentes flexibles. Y es que, aunque ya hay dispositivos móviles con pantallas flexibles, el mayor problema está en hacer la circuitería y hardware interno según estas características. En este punto, el grafeno también va a jugar un papel importante a lo largo del próximo año 2016.

Láser y óxido de grafeno

 Aunque la compañía de Redmond -Microsoft- trabaja en los hologramas desde la realidad aumentada, en la Universidad de Swinburne el óxido de grafeno y el láser están siendo utilizados para esto. En un futuro, según los últimos avances de esta investigación, podremos tener pantallas con hologramas en tres dimensiones en nuestros dispositivos.